Nacional, Política, Provincial, Ultimo momento

Capdevila y “el ex-vice” Marcelo Cordero juegan “al Gato y al Ratón” en el archivo del ANSES

En momentos en que Lucía vacaciona en los Estados Unidos , tranquila “porque el Senado está en manos de un dakariano belicho , de buen tino” , el ex-jefe de senadores y último habitante de “la vicegobernación” Marcelo Cordero, que surfea como el actual ministro de Gobierno, también Marcelo pero Rivera (el que dejó a su hijo en la banca de diputado para que se la cuide) , la están pasando mal , debajo de una balacera mediática disparada desde “el fuego amigo”. Aunque a fuer de ser objetivos, Rivera la pasa mejor con un sobrecapacitado timonel en el ejecutivo mientras que Cordero, eyectado del poder por su propio fracaso electoral (se lo cargó el maestro Noriega en Paclin) protagoniza un vodevil “en su curro del ANSES” (Como dicen los españoles más castizos) . Allí conminado a un oscuro archivo, habría abierto la claraboya para pedir ayuda por la prensa denunciando persecución política por parte del macrista Capdevila. Del otro lado del mostrador , el constructor al que recuerda con su “pesada presencia” el ruinoso y malogrado Estadio Bicentenario (la sepultura del radicalismo brizuelista) no tardó en desmentirlo.

Horas atrás trascendió que el senador mandato cumplido, y ex presidente provisorio del Senado, Marcelo Cordero Varela, al reincorporarse a sus  funciones en el Anses, repartición a la que pertenecía originariamente, fue trasladado impiadosamente a realizar tareas en el archivo con ropaje de ordenanza.

El polémico dirigente del PRO y actual titular  de la UDAI Catamarca,  Fernando Capdevilla (quien tendría aupado a familiares del actual diputado Carlos Molina Olveira teñidos por el estigma de la traición) , seria quien dispuso que Cordero cumpla funciones en esta área.  

Los voceros del ladero de Patricia Sánchez de Polti , ex- senadora de La Paz , el ex senador por Paclín, deslizaron a DIARIO CALCHAQUI que “Marcelo tendría el cargo de supervisor, bajo resolución, y sin que existiera ningún otro instrumento de igual tenor que revoque el anterior, pasó a realizar tareas ajenas a su cargo. 

Resultado de imagen para CAPDEVILA ESTADIO

QUIEN ES EL HOMBRE DEL ARCHIVO

Marcelo Cordero Varela, quien llegó a ser segunda autoridad de la provincia, y a quien se lo considera acérrimo militante justicialista y del riñón de la gobernadora Lucia Corpacci, hoy estaría sin respaldo. Nadie “pide por él” en el ejecutivo, es la foto de su propio presagio en su última aparición publica en Recreo, cuando acompañó la asunción de su amigo Alberto Oyola en el Concejo. En la oportunidad Cordero sentenció ante un intendente : “Preparate, dejas el cargo, te ningunean y hasta buscan meterte preso”. Cualquier coincidencia con la realidad, no es el azar. Cordero “terminó en un archivo) aunque por el cajero “la pasa bomba” , pero debe pasar por el colador de la sospecha ante denuncias de “escandalosas y millonarias compras” con presuntos desvios a la campaña electoral en jugueterias y corralones, salidas de “las usinas” del fuego amigo, cual pase de facturas. Una historia similar a la del desaparecido Octavio Gutiérrez y el mitico Club Aconquija , el del ascenso que nunca fue – como salido de un cuento del genial escritor Osvaldo Soriano-.

“Cordero es un mitómano” disparan desde el ANSES

TENDRIA DELIRIOS PERSECUTORIOS.El titular de la UDAI Catamarca, Fernando Capdevilla, negó rotundamente que el ex senador Marcelo Cordero Varela haya sido confinado al área de Archivo del organismo nacional, tal como se dejó trascender a este diario desde el entorno del ex legislador.

Por caso, Capdevilla dijo Cordero retornó a su puesto original que tenía en la ANSES antes de ser legislador, función que actualmente se encuentra desempeñando.

El funcionario nacional del PRO negó haber adoptado una actitud de “revanchismo” político hacia el dirigente paclinense del Frente Justicialista para la Victoria y ligado a la gobernadora Lucía Corpacci,  pues afirmó que nunca fue trasladado a área que no sea la suya y cargó contra “el operativo de autovictimización” del denunciante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *