Encuestas y Sondeos, Municipal, Nacional, Política, Provincial

Corpacci en su laberinto. Sin margen para prueba y error

Corpacci define

Claves. Macri apuesta al aval de los mandatarios provinciales a su plan de reformas. Aunque el gobierno lo presenta como “un ajuste necesario”, Vidal recibirá más dinero constante y sonante. 

Lo que hizo y hará el gobierno nacional con los gobernadores, tras haber ganado las elecciones, es de manual: poner sobre la mesa algunas modificaciones tributarias imposibles de acordar para que, finalmente, se aprueben otras, más módicas pero estructurales. El frustrado impuesto a las bebidas alcohólicas es un ejemplo.

Por estas horas Corpacci estudia darle el visto bueno al numen de iniciativas que escuchó de propia boca del presidente de la Nación —y de Juan Schiaretti, su colega cordobés— . No tienen margen los mandatarios provinciales para hacerse los rebeldes.

Fondo del Conurbano: para Rogelio Frigerio, la "incertidumbre" por el fallo de la Corte aflojó a los gobernadores

EL TREN DE LAS OPORTUNIDADES PASA UNA SOLA VEZ. Operadores de Frigerio ya conversaron en persona y en un caso fueron a visitarlo este finde en persona a “un ascendente intendente de Lucía” en sus propios aposentos del interior profundo de Catamarca para abrirle “la mágica caja de los milagros con  prontos fondos frescos”.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró a los cronistas en Casa Rosada de DIARIO CALCHAQUI  que los gobernadores aceptaron negociar sobre el Fondo del Conurbano por la “incertidumbre” generada por un eventual fallo de la Corte Suprema de Justicia.

“Los gobernadores tenían mucha incertidumbre con lo que podía ocurrir con un fallo adverso de la Corte Suprema y eso facilitó el diálogo“, dijo Frigerio en declaraciones formuladas a EL PRIMER DIARIO DE POLITICA DE CATAMARCA

En otro momento de la historia los gobernadores, el peronismo, la política, hubiera puesto el grito en el cielo e imposibilitado lo que Macri quiere hacer en la provincia de Buenos Aires. Y aquí está el verdadero cambio de época: al tiempo que el gobierno nacional quiere hacer creer que son tiempos de ajustes de cinturones y de gasto público, la gobernadora María Eugenia Vidal ingresará a 2018 con miles de millones más para gastar en el conurbano. La comunicación macrista es maravillosa. Chapeau.

Millones para Vidal.Inversiones mineras para Corpacci

Los gobernadores —al menos es lo que pasa con Corpacci — harán una serie de gambitos para explicar que en realidad los dineros que van para Vidal no salen del resto de las provincias y que, por eso, están de acuerdo en que la históricamente mal administrada Buenos Aires tenga hoy una tonelada de plata para cambiar el curso de las cosas.

Desde la propia Gobernación catamarqueña se le dijo off the récord a este diario: “El gobierno nacional hace planteos coherentes en términos de gestión. Cumple con Buenos Aires sin perjudicar al resto. Eso sí, que se olviden de querer manejar desde la Casa Rosada los impuestos catamarqueños”.

Se adelantó en exclusiva el jueves pasado que el propio Macri intentó convencer a los gobernadores peronistas de las supuestas bondades de retirar la demanda presentada ante la Corte Suprema. “Ni locos vamos a hacer eso”, se plantaron. Vidal desistirá de su planteo ante el máximo tribunal de Justicia apenas se autoricen los fondos al conurbano. Se dispondrá en tres etapas, con un número final para la provincia de Buenos Aires: 65 mil millones de pesos.

Así como en el mundillo de la política previa a la asunción de Cambiemos funcionaba el “pegar fuerte para después arreglar”, el gobierno macrista utiliza otra variante: “Si pasa, pasa”. Lo hizo con los aumentos en los servicios públicos, con los jubilados, etc. Ahora fue el turno de reforma tributaria con subas en impuestos internos para bebidas con alcohol, incluyendo vinos, cervezas y sidras. No pasó, a pedido de los gobernadores, pero sí pasará la plata para Vidal y las modificaciones en el régimen jubilatorio.

En la campaña previa a las elecciones, desde el oficialismo se arguyó que para que lleguen inversiones a la Argentina el oficialismo debía ganar. Y ganó. Lo dijo de forma explícita Elisa Carrió, en una entrevista con EL PRIMER DIARIO DE POLITICA DE CATAMARCA . Ahora, el salvoconducto para que arriben esas inversiones es el “apoyo del peronismo” a las reformas que impulsa Macri. Una estupidez manifiesta destinada a cazar ingenuos.

Dígase de una vez: sólo un peronismo tan devaluado, sin liderazgos internos, sin apoyo popular, y con un sindicalismo tan a ras del piso, podría aprobar el “reformismo permanente” que plantea Macri. Aunque muchas de las innovaciones tal vez se ajusten al nuevo signo de los tiempos, impactan de lleno en la histórica clientela peronista. Pero, si el PJ es conducido legislativamente por Miguel Pichetto, Macri tendrá éxito en su avanzada. Es más, puede ser la primera de varias victorias legislativas, aún no gozando de mayorías parlamentarias.

“Parecía John Kennedy”, fue la reflexión de un gobernador que compartió con Macri un par de reuniones con empresarios norteamericanos.Quedaron sorprendidos por el nivel de expectativa y apoyo “al presidente argentino que le ganó al peronismo”.

No son tiempos para ir a ladrar a la casa de Cambiemos

Eso lo tiene claro el gobierno catamarqueño , aunque su condición política de sujeto opositor lo obligue, de vez en vez, a levantar la voz. “Lo que tiene que lograr el PRO lugareño es acercar las partes. Colaborar para que Corpacci y Macri se lleven no bien, muy bien” (una tarea encomiable que realiza a diario el intendente Jalil , a pesar de las críticas de adentro y de afuera ) , admitió por estas horas una fuente calificada de la PRO que comandan Cesarini y Molina. Explicó —o trató de explicar— las reuniones secretas entre operadores del FCyS-Cambiemos , voceros calificados del corpaccismo y el propio Jalil (a quien Lobo Vergara desde la portería de la UCR  le tiende un puente de plata para que fiche en el equipo de Mauricio como candidato a gobernador en 2019).

A la par que espera varias carpetas de los especialistas económicos de su gobierno, Corpacci habló en las últimas horas con Aredes, Saadi y un par de sus ministros, . En los próximos días se podrían ir cuatro ministros del gabinete. “Pueden ser más de cuatro, o pueden ser más”, dijeron este finde a DIARIO CALCHAQUI . Todo dependerá del futuro de las relaciones entre el corpaccismo y el PRO dialoguista.

El 2018 será un año clave para oficialismos y oposiciones. El gobierno nacional deberá demostrar que tiene con qué aprobar reformas poco populares. Y la Gobernación catamarqueña  deberá sacudir el mantel para lograr que la buena gestión se reconozca en la vida real, más allá de que las encuestas le ofrezcan índices altos de aprobación a Lucía. La primer mandataria “ya fichó leales y capaces” para reemplazar a Barros (Desarrollo Social), Chico (Producción), Saadi (Gobierno) y Aredes (Hacienda). Corpacci está harta de salir off shore a buscar inversiones y encontrarse al volver al territorio con portadas de cuestionamientos a sus ministros , que a veces rozan lo felinesco y demuestran “desgastes” irrecuperables (como cubiertas que ya muestran los alambres). Es tiempo de cambiar y Lucía lo sabe, no puede seguir en manos de  laderos que juegan con cosas que no tienen repuesto.

El 2018 deberá ser un año de gestión y política. El Gobierno necesita salir “del desvalorizado lenguaje futbolero encarnadado por algunos ministros, que hacen de la política de Estado un asunto banal y exigir que sus espadas asuman el desafio de la hora con capacidad e ingenio, anticipandose a los sucesos  y por sobre todo actuando con respeto a una sociedad que ha madurado más que la dirigencia política. “La incansable Lucía ” debe mirar más el banco de relevos, donde hay recursos de valía (algunos sobrecapacitados) para echar mano y no desantender el nuevo mapa político del peronismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *