Municipal, Nacional, Política, Provincial, Ultimo momento

Desde el Tribunal de Cuentas anuncian más irregularidades en el municipio del “rebelde” Guaraz

La detección de 28 facturas truchas por más de medio millón de pesos por las que el Tribunal de Cuentas denunció al intendente de Bañado de Ovanta, Elpidio Guaraz ante la Justicia, no fueron las únicas irregularidades que encontró el grupo de inspectores del órgano de contralor en las auditorías que realizó sobre las rendiciones de cuentas del año 2013.

En esos dos trabajos (primer y segundo semestre de 2013) los auditores advirtieron un sinnúmero de anomalías en las cuentas públicas del municipio de Bañado de Ovanta. La diferencia con las 28 facturas truchas (que ya están en manos de la justicia), es que estas otras irregularidades están siendo analizados en un sumario administrativo. En esta instancia superior, el intendente tiene una nueva oportunidad para justificar los gastos, que en las auditorías, no contaban con la documentación respaldatoria. En el caso que el jefe comunal, no logre aclarar la situación, aparte de una multa del TC y la exigencia de que devuelva lo gastado, le podría caer otra denuncia penal.

Primer semestre

En la auditoría correspondiente al primer semestre, a los auditores les llamó la atención la compra por 94 mil pesos a distintos proveedores de productos variados (pañales para adultos, algodón, alcohol, agujas; puertas y ventanas de madera y de placa; Una bicicleta, una heladera y un aire acondicionado; 5.000 juguetes surtidos).

En los documentos presentados por la municipalidad “no se especifica el destino de los insumos y bienes adquiridos, además no obra constancia de solicitud ni de recepción de los mismos por parte de los beneficiarios”.

Una segunda compra que llamó la atención, es la adquisición de ocho camionadas de ripio por $15 mil. El gasto se hizo con partidas del Fondo Federal Solidario (Fondo Sojero). En la auditoría se advierte que en las compras no se adjunta recepción por la Secretaría de Obras Públicas de la municipalidad, como tampoco se indica la obra en que serán destinados estos materiales.

Otra compra bastante llamativa es la realizada a la firma NOA producciones por $156 mil pesos por la adquisición de folletos, remeras, cuadros, carteles, almanaques y por la televisación, producción y edición del festival y rally santarroseño.

Los auditores se presentaron en el domicilio comercial que figuraban en las facturas en la provincia de Tucumán. Sin embargo, en una primera visita se encontraba cerrado, mientras que en la segunda un vecino del local, indicó que el comercio está cerrado hace más de cinco años.
Además, en las facturas en cuestión (siete en total) se observa que no hay correlación entre los números de los comprobantes y su fecha de emisión.

El proveedor en cuestión no se encuentra inscripto en el impuesto al monotributo, pero en las facturas aparecen que si está anotado.

Por último, en los recibos oficiales emitidos por la municipalidad, la firma de quien sería el dueño del comercio son distintas y sin aclaración.

Segundo semestre

En el segundo semestre, entre las irregularidades que se detectó se advierte la compa de materiales de construcción por $70 mil pesos a diferentes proveedores.

En la documentación que presentó la comuna a los auditores, no se adjunta el listado de obras que se realizó con estos materiales a pesar de que los profesionales del TC se lo solicitaron. Pero, aparte de la imposibilidad de corroborar si estos productos se utilizaron para alguna obra en particular, los auditores les llamó la atención que uno de los proveedores a los que se le compró 150 bolsas de cemento es un despensa y carnicería denominada “El Chory”.

Por otra parte, se detectó que el municipio gastó $146 mil para distintos bienes de capital como estabilizadores y elevadores de tensión, mesas, sillas, ventiladores, heladeras, motoguadañas, entre otras, que el equipo de auditores no pudo detectar si efectivamente ingresaron al patrimonio municipal, puesto que el Municipio no le permitió revisar el Registro de Bienes Patrimoniales.

Fondo Sojero

Los auditores detectaron el pago por $94 mil al proveedor Mery por tareas de limpieza y desmalezamiento de banquinas, limpieza de caminos públicos y por la compra de camionadas de ripio. La irregularidad en esta operación es que a este proveedor se le pago con partidas del Fondo Sojero, no habiéndose presentado ningún proyecto a la Subsecretaría de Asuntos municipales por este trabajo.

Pero en la auditoría del segundo semestre, se vuelve a presentar la misma situación. El municipio le pagó $80 mil a la firma Mery por trabajos de desmalezamiento y limpieza de caminos, con dinero del Fondo Sojero sin presentar proyectos a la Subsecretaría de Asuntos Municipales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *