Municipal, Nacional, Política, Provincial, Ultimo momento

“Los Renovarum” de Jalil-Moreno-Mera y “la movida destituyente” para arrebatarle Diputados a Lucía

Sierralta

La denominada renovación peronista, a la que en los últimos tiempos se le unió el ya deshilachado sector de Dalmacio Mera  aprovechó la semana pasada el tratamiento del proyecto del plus médico para destapar sus cartas y mostrar el juego político que se viene. Esta vez, el vocero fue el diputado Horacio Sierralta, quien con su bloque de siete integrantes señaló que se aprestan a participar de las negociaciones relacionadas con la futura conducción de la cámara de Diputados. “Seremos protagonistas”, fue su sentencia. Se trata de un nuevo capítulo que, en su momento, supieron abrir los legisladores Jorge Moreno y Fernando Jalil, posicionando a este último como el máximo aspirante a suceder en la presidencia del cuerpo a Marcelo Rivera

Fernando y Jorge

La avanzada de Sierralta (en la foto de Portada) , como él mismo lo dice, incluye conversaciones con sus pares del Frente Cívico y Social, siempre dispuestos a entorpecer los planes del gobierno. En ese sentido, siguiendo el razonamiento del diputado tinogasteño, los “Renovarum” se sienten traicionados por la conducción provincial que encabeza Lucía Corpacci y teóricamente, no le interesan los cargos, sino poder participar en la toma de decisiones.

ARRUGARON EN LAS PASO.Una rara sinopsis, toda vez que no hubo elección en la que no hayan capturado bancas y ahora mismo, al no conseguir cupos, se anotaron para participar por afuera de la estructura oficial. ¿Por qué no disputaron las PASO donde, a través de los votos, podían discutir condiciones y hacerle saber a la Casa de Gobierno cuánto valen? De cualquier manera, como a todos los miembros de la representación parlamentaria “renovadora” les quedan dos años de mandato, tienen libertad para seguir sentando posiciones. Claro que ahora lo harán al margen del peronismo que los tiene bien ubicados en veredas opositoras y en convivencia plena con el radicalismo. Y más allá de cualquier contingencia política, el nuevo escenario se dibujará una vez que se conozcan los resultados electorales del mes venidero.

Quien también aceita las relaciones con el radicalismo, por encima de las que ya tiene, es el senador Mera. La semana pasada, por ejemplo, firmó una carta-acuerdo con el rector de la UNCA, Flavio Fama, para implementar el proyecto denominado “Construyendo escenarios de desarrollo para una Catamarca autónoma”. Se trata, según se explicó en las comunicaciones oficiales, de “un aporte a las problemáticas regionales a partir de la vinculación con los sectores productivos y sociales”. Todo muy lindo, demasiado rimbombante, pero abstracto para el entendimiento de la gente y hasta de los propios “sectores productivos y sociales” que aluden. La puesta en escena, por el mismo motivo, más se asemejó a un principio de acuerdo político. Aparte, convengamos que dicho acuerdo es desigual. La Universidad es una institución y Mera, por importante que sea, un simple legislador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *