Municipal, Nacional, Política, Provincial, Ultimo momento

Saadi, Ginocchio y el juego de seducción entre Macri y Corpacci

Ginocchio y Saadi

VISTO & LEIDO.El significado político del bloque al que se incorporen los diputados nacionales electos cobrará en esta oportunidad un énfasis particular, dadas las condiciones institucionales en que debe desplegarse la administración de Mauricio Macri.

Como se sabe, la bancada de “Cambiemos”, ni ahí ni en el Senado, puede conformar mayoría sola, de modo que la Casa Rosada requiere de acuerdos permanentes con el resto de las fuerzas. En el caso particular de Catamarca, la asunción de Gustavo Saadi y Silvana Ginocchio, la dupla consagrada en octubre en representación del Gobierno, será oportunidad para enviar una señal sobre el cuadrante en el que se ubica el peronismo catamarqueño en el marco del complejo proceso que atraviesa el sector a nivel nacional y, en función de eso, la disposición para el diálogo con Nación.

Las opciones no son muchas: o el bloque del kirchnerismo, que marcará aún más las distancias con el oficialismo nacional con el ingreso de la ex presidenta Cristina Fernández al Senado, o el del justicialismo, cuyos integrantes negocian en sintonía con sus gobiernos y las necesidades de sus provincias. Así, la decisión que tomen Saadi y Ginocchio será ingrediente de las interpretaciones que haga la Casa Rosada para determinar las actitudes que tome en lo que concierne a Catamarca.

La autonomía provincial, no es misterio, se ve condicionada severamente por la dependencia que la administración tiene de los fondos que gira la Nación.

Esta minusvalía objetiva fue afianzándose durante años y terminó convirtiendo el federalismo en mera expresión teórica para la mayor parte de los distritos del país, cuyos gobiernos están obligados a moverse con suma cautela para evitar turbulencias en el vínculo con la Casa Rosada.

Los fondos de asignación automática, como la coparticipación federal, a gatas alcanzan para abonar sueldos y gastos de funcionamiento.

El auxilio de la Presidencia es indefectible para la inversión en obras públicas y para sostener el flujo de dinero en áreas como vivienda y desarrollo social, donde cualquier defecto puede ser utilizado por el poder central como excusa para demorar o suspender partidas. Siendo lo que es la matriz económica catamarqueña, cualquier mora en los pagos del Estado genera malestares y no solo en la planta de empleados públicos.

Las mejores de las relaciones entre funcionarios y contratistas se erosionan cuando éstos comienzan a advertir que resultaría más conveniente a sus bolsillos una gestión local identificada con quien maneja la caja a nivel nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *